salir-del-armario-de-las-Altas-Capacidades-I

 

 

 

 

¿Qué quiero decir con Salir del armario de las Altas Capacidades?

 

Lo explico.

 

Hoy me ha dado por revisar el informe del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Alumnado identificado con Altas Capacidades Intelectuales  – cuyos últimos datos se refieren al curso escolar 2016-2017. No voy a entrar en datos concretos, que podría, ya que el que quiera puede consultar el informe detallado en este enlace, tan solo diré que suponen (sin tener en cuenta estudios universitarios) únicamente un 0,33 % del alumnado total.

 

 

Bueno, algún dato sí voy a dar, por si no apetece mucho leerlos con detalle.

 

 

De 8.135.876 alumnos matriculados en el 2016-2017,  tan solo 27.133 de ellos estaban identificados como alumnos de Altas Capacidades Intelectuales.

 

 

Si nos basamos en la identificación oficial de superdotados – con CI superior a 130 – se estima que mínimo el 2% de la población es superdotada, si pensamos en las Altas Capacidades – con CI superior a 120 – hablaríamos de un 10% de la población .

 

Por tanto, y con un cálculo sencillito, debería de haber un mínimo de 162.717 alumnos identificados, y podrían llegar a ser más de 813.587.

 

 

Pues sólo hay 27.133 alumnos. Un 0,33 % nada más.

 

 

Con esto me pregunto yo…

 

 

¿Dónde está el problema?

 

 

Los que lidiamos con esto sabemos que no hay únicamente una respuesta. La desidia de los colegios, el desconocimiento del tema, la falta de recursos y la ACTITUD, fundamentalmente la ACTITUD de todos los implicados, son uno de tantos.

 

 

LA ACTITUD. Pues hoy también me apetece hablar de ella. Sobre todo la de los padres, que la de los Organismos Oficiales implicados, profesorado y demás daría para un libro y no estoy de humor.

 

 

La de los padres, sí, la de los padres que sí sabemos que nuestros hijos tienen Altas Capacidades Intelectuales – o la de los que lo sospechamos- para pedirles con el máximo respeto que cambien su actitud, para invitarles a aquellos que no lo hayan hecho todavía “a salir del armario de las Altas Capacidades”. Sí, así es, a salir tanto ellos como sus hijos del dichoso armario por favor.

 

 

Ya sabemos que nadie quiere que a nuestros hijos se les estigmatice, se les trate como a unos frikis pitagorines o se les exponga socialmente, pero seamos realistas, necesitamos darnos a conocer. Es el primer paso para poder avanzar.

 

 

Porque, que quede claro,

 

 

SI NO EXISTIMOS…. NO IMPORTAMOS…

 

 

Y siento decirlo así, pero más verdad no puede ser. Ya saben, se puede decir más alto, pero no más claro.

 

 

Lo repito por si acaso…

 

 

SI NO EXISTIMOS…. NO IMPORTAMOS…

 

 

Este es el principal objetivo de las numerosas asociaciones de padres y adultos con altas capacidades que hay. Darnos a conocer, para normalizar el tema, para que los Organismos Públicos a los que solicitamos sus apoyos sepan que estamos ahí y que no somos pocos, que hay miles de alumnos sin identificar que deben ser atendidos adecuadamente, por su propio bien y por el nuestro como sociedad.

 

Habitualmente sigo a Mensa, la Asociación de personas con alto Coeficiente Intelectual más antigua del mundo – según determinan en su web. Recientemente observé que alguien había mencionado las palabras salir del armario relacionadas con las altas capacidades, lo que generó una gran controversia ya que éstas se utilizan normalmente en términos sexuales.  En mi opinión sirven para alentar a las personas que esconden temas que socialmente pueden ser juzgados -siendo éstos de derecho- a exponerlos al publico en general. Así que yo las mantengo en este contexto.

 

 

Dicho todo esto ya sabéis…. A salir del armario se ha dicho mis queridos papis…si lo hacéis, ahí fuera nos encontraremos…

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This