¿Puede alguien ser un buen profesional sin ser buena persona?

 

Respuesta sencilla.

 

No.

 

Rotundamente No.

 

 

Esta sociedad está viviendo –menos mal– un importante cambio de valores en las organizaciones. Todo un cambio de paradigma ya que hoy en día no sólo se tiene en cuenta la valía profesional de uno, sino también su forma de ser, sus valores.

 

Los tiempos del látigo están llegando a su fin y cualquier organización que se precie lo sabe. Sencillamente es mucho más productivo tener a tu equipo contento, motivado y dispuesto a formar parte de tu proyecto que bajo un zapato, acorralado y con miedo a un despido.

 

Así que aquellos profesionales que no acompañen su experiencia y formación de grandes dotes humanas, dificilmente podrán aportar todo lo necesario a las organizaciones actuales.

 

Y por ende, aquellas organizaciones que sigan ancladas en modelos organizativos obsoletos, donde a sus profesionales no se les mida por su inteligencia emocional, su empatía y su marca personal, tarde o temprano dejarán de ser competitivas.

 

 

Por ello es preciso entender e interiorizar que cualquier persona, independientemente de su cargo, para ser un buen profesional y aportar un gran valor debe cumplir hoy en día con esta sencilla máxima: ser buena persona.

¿Qué cualidades debe tener una buena persona? o ¿Qué cualidades humanas debe tener un buen profesional?

 

 

Una buena persona o un buen profesional debería contar con altas dosis de

 

– Empatía

– Humildad

– Respeto

– Generosidad

– Honestidad

– e Integridad

 

Teniendo un comportamiento

 

– Dialogante

– Ejemplar

– Coherente

 

Y sin duda, ser una persona

 

– Justa

– Que sepa escuchar

– Disponible

– y Dispuesta a mejorar 

 

Parece imposible ¿no?

 

Para nada. De hecho toda buena persona reúne gran parte de estos requisitos, aunque ni siquiera se lo haya planteado.

Howard Gardner 

 

 

El gran Howard Gardner, creador de las inteligencias múltiples, inició en 1994 junto a Mihaly Csikszentmihalyi y William Damon, The Good Work Project, un proyecto a través del cual han llegado a la conclusión de que los mejores profesionales tienen que tener siempre la triple Helix of ENA, las tres E: Excellence, Ethics and Engagement, o ECE Excelencia, Ética y Compromiso.

 

The Good Work Project ha creado, entre otras cosas, un kit de herramientas a través del cual podemos recapacitar y aprender sobre lo que hoy en día significa ser una buena persona, y convertirnos así mismo en excelentes profesionales. Un kit que deberían poner en práctica las organizaciones que se precien de buscar la excelencia, ya que con ello sin duda alcanzarán el éxito.

Auto Análisis

 

 

Muchas personas se preguntan en ocasiones si son buenos profesionales en su campo. Quizás se comparen con otros cuyos éxitos profesionales son mayores, que han alcanzado la fama, o incluso la riqueza económica.

 

Lo primero que deben cuestionarse es,

 

¿Son éstas buenas personas?

 

Si la respuesta es Sí, son un gran ejemplo a seguir, un guía si cabe.

 

Si la respuesta es No, sencillamente no son buenos profesionales en su campo.

 

 

Si estás buscando mejorar en tu profesión empieza por lo más importante. Pregúntate a tí mismo si ante todo eres una buena persona, tanto en tu trabajo como en tu vida.

 

Porque si es así, ya tienes lo más importante para ser un buen profesional.

 

 

 

¿Y tú? ¿Eres una buena persona?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This