Search

SOBRE MI

Parece que ha pasado toda una vida desde aquél día en el que por un motivo que ahora me parece insulso, decidí abrir este blog en internet, aunque si algo tenía claro entonces (y todavía sigo teniendo) es que quería llamarlo Crónicas de una Mujer Imperfecta.

Lo de Crónicas por “Crónicas de una muerte anunciada”, la famosa novela de Gabriel García Márquez que de ser honesta no recuerdo ni haber leído, así que imagino que será por una de esas cosas de la E.G.B. que se te graban a fuego en la  mente.

Lo de “mujer imperfecta” porque me define a la perfección, valga la contradicción, y es que si algo sé de mi, es que soy un desastre con patas, que son muchos más mis defectos que mis virtudes, y que ni aun con todos los deseos del genio de la lámpara mágica lograré ser jamás la mujer que me gustaría llegar a ser. Pero que esto no confunda a nadie, porque mi autoestima tendrá sus momentos bajos, como la de todos, pero en general está más bien que mal, solo que por algún motivo que desconozco siempre siento que puedo hacer más, que debo hacer más y sobre todo, que nunca es suficiente, lo que en ocasiones lleva por la calle de la amargura a más de un miembro de mi familia.

Dicho esto, soy consciente de que el título bien pudiera ser el de un blog tipo Diario de Bridget Jones, o de esos de autoayuda que se cobijan de la lluvia bajo el paraguas del empoderamiento femenino, pero lo cierto es que ni se le parece, porque empezó siendo uno de esos blog protesta de una madre coraje -en este caso sobre Altas Capacidades- que decidió a través de él, hacer lo único que sabía hacer, aprender.

¿Y qué tendrá que ver el aprendizaje con un blog? – te preguntarás…

Pues esto ya forma parte de  mi peculiar modo de hacer las cosas, y es que cuando no entiendo algo primero lo investigo hasta la extenuación, y cuando creo que más o menos lo he entendido, entonces lo escribo. Así acabo integrándolo (y a veces olvidándolo).

En cualquier caso, lo que empezó siendo solo un blog de Altas Capacidades se convirtió al final en un proceso brutal de autoconocimiento a través del cual descubrí, ya a las puertas de los cincuenta, que yo también “era superdotada” (gracias Javier, no sabes cuánto me cambiaste la vida…).

Quien haya pasado por esto y a esta edad sabrá que es una especie de catarsis. Duelo simbólico lo llaman. No lo sé, pero la verdad es que la noticia te descompone la vida. Es como un brutal deja vu que te trae recuerdos de situaciones que en ese momento cobran sentido, y que te lanzan a un futuro incierto porque en realidad sigues siendo la misma persona y nada cambia, pero sientes que algo importante sí que lo ha hecho. 

Y luego viene lo peor. ¿Quién soy yo? ¿Para qué he venido a este mundo? ¿Qué he hecho de provecho en mi vida…? Yo… yo… yo… y  bla, bla, bla… un golpeteo constante de piedras a tu propio tejado, de prejuicios y de dudas hasta que al final todo pasa y simplemente sigues adelante con tu vida, aunque eso sí, con tu carné de socio de Mensa, que el ego es el ego…

Porque te das cuenta de que en realidad nada de todo esto importa, y que no se trata de tener o no tener Altas Capacidades, ni de pretender que el mundo lo entienda. Que solo se trata de entender a los tuyos, de entenderte tu, y de estar a gusto haciendo lo que haces y siendo quién eres. 

Ahora, a parte de mi trabajo en el sector de la Banca, estudio Psicología, que me encanta, sigo siendo el desastre de madre que siempre he sido pero que mis hijos adoran, y ya no luzco el estandarte de las Altas Capacidades como si fuera a la guerra. He pasado de querer saber quiénes eran mis hijos a querer saber quién era yo, y ahora a tratar de entender a este complejo ser al que llamamos “humano”.

Tengo mis días buenos y mis días malos, como todos, y voy haciendo las cosas a mi ritmo, que unas veces es frenético y otras, de manta y sofá. 

En general me gusta mi vida y me gusto yo, pero no siempre y no todo el tiempo, ya que como dice mi gran amigo Javier (éste es otro Javier), no estamos hechos los humanos para ser felices.

Este es mi blog y esta soy yo …

Si quieres conocer algo más sobre mi, AQUÍ puedes ver algunas de mis entradas más personales.

Un abrazo,

Mª Ángeles

Scroll al inicio