Sobre mi blog

Crónicas de una mujer imperfecta nace, nada más y nada menos, como una forma de dar espacio a mi Álter Ego, a mi otro yo, ése que poca gente conoce porque sería muy osado por mi parte dejarlo salir.

Soy habladora, bastante habladora, y de niña lo era todavía más.

Por alguna razón, desde siempre he sentido la necesidad de expresar mis opiniones, de contar a todo el mundo lo que me pasaba, de comentar cómo me sentía. Y dado que muchas veces mi público no mostraba gran interés, encontré un gran consuelo en la escritura, la de toda la vida, la de boli y papel, y la de pluma más adelante – por eso de que la pluma daba cierto caché.

Hasta casi los veinticuatro escribí con obsesión: pequeños micro relatos caóticos e intensos, alguna historia y sobre todo muchos, muchos diarios. Eran mi vía de escape, mi cigarrillo de madrugada, mi refugio.

Recuerdo que al escribir daba forma a mi vida, incluso la adornaba, pero eran sólo eso, diarios, cosa que, alcanzada una cierta edad no parecía muy madura, así que llegó el día en que decidí hacer borrón y cuenta nueva y deshacerme de todo aquello.

 

¡Lo quemé todo! Con hoguera incluida, sabiendo con seguridad que algún día me arrepentiría de ello, pero así fue.

 

El caso es que a partir de aquel día, mi único objetivo fue tener una buena familia, encontrar un trabajo que me hiciera sentir bien y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, que tampoco he sido yo de grandes lujos, sueños imposibles e ilusiones vanas…

Y a estas alturas afirmo que he hecho el pleno.

Tengo una vida sencilla, un marido increíble, unos hijos encantadores, un trabajo con el que disfruto la mayor parte del tiempo y una cuadrilla de amigos de toda la vida con la que compartimos alegremente nuestro tiempo libre.

 

Os preguntaréis entonces ¿Por qué nace CMI?

 

Pues porque tenía una espinita clavada, algo que envidiaba profundamente a los demás. TENER UN HOBBY.

 

Claro que había muchas cosas que me gustaban: leer, ver la televisión, salir al campo, los tratamientos de estética, las terapias alternativas, cositas de crecimiento personal… pero alguna que me apasionára, lo que se dice “que me apasionára”…  pues no…

 

Y así empecé la búsqueda. Esa búsqueda de mi «yo interior» que me guiára hasta el infinito y más allá.

 

Si buscas y lo haces bien, sucede que lo encuentras. En mi caso surgió Crónicas de una mujer imperfecta. Mi pequeño proyecto. Mi espacio personal. Mi diario. Mi Álter Ego. Mis opiniones. Mis ideas. Mi visión… y todo cuanto se me vaya ocurriendo porque esto tiene vida propia y evoluciona, tanto como lo hago yo.

 

Espero que lo disfrutes.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This