Conversaciones sobre superdotados

 

 

 

 

Andaba yo pensando en varias de las Conversaciones sobre Superdotados que he mantenido últimamente…

 

Conversación 1:

 

– Mi hijo tiene Necesidades Educativas Especiales por Altas Capacidades
– ¿Que tiene qué?
– Altas Capacidades
– Silencio. Cara de pócker.
– ¡Que es superdotado!
– ¿Ah sí? – Cara de incredulidad- ¿Como Einstein? Pues nadie lo diría.
– Uf, qué paciencia…

 

Conversación 2:

 

– Hombre, entiendo el tema de las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo por Altas Capacidades, pero no vas a compararlo con las de discapacidad y trastornos graves de conducta.
– No. No las comparo. Ni tengo por qué. Sólo reclamo la atención que les corresponde.
– Pero a falta de presupuestos mejor será atender a aquellos que tengan Necesidades Educativas Especiales «a la baja»
– ¿Y por qué a unos sí y a otros no?
– Para que estos últimos alcancen todo su potencial. Además, si los superdotados son tan listos no les irá tan mal ¿no?

 

Conversación 3:

 

– Mi hijo es muy sensible y aprendió a leer prácticamente solo. Pero no es listo.
– ¿No es listo? ¿ A qué te refieres?
– Pues a que no escribió una sinfonía a los dos años, ni es un portento de las mates. Ha tenido algunos problemas en el cole pero es porque se lo toma todo muy a pecho y dice que se aburre.
– Bueno, quizás no sea un genio tal y como lo entendemos. Pero presenta indicios de Altas Capacidades ¿Por qué no sales de dudas?
– Chica, no sé. ¡No todos van a ser superdotados!.
– Insisto… Esto lo tengo que cambiar pero insisto – ¿Y si se tratara de una enfermedad con mínimos síntomas?
– Entonces sí, ¡claro! ¡Vas a comparar!

 

 

 

Y me pregunto, ¿Qué nos pasa? ¿Por qué mostramos tanto rechazo?

 

 

 

Y entiendo que es Por MIEDO.

 

Miedo a ser diferente.

Miedo al que es diferente.

Miedo a que alguien sea mejor que yo.

Miedo a que muchos alguien sean mejor que yo.

Miedo al libre pensador.

Miedo a lo desconocido.

Miedo a mi propia falta de autoestima.

Miedo al estereotipo.

Miedo al rebelde.

Miedo al qué dirán.

Miedo al reto.

 

 

Miedo… miedo… y más miedo…

 

 

Y si pienso en el sistema educativo añadiría que también

 

 

Por PEREZA.

 

Pereza.

Desidia.

Desinterés.

Interés.

Y por supuesto, miedo.

Mucho, mucho, mucho miedo.

 

 

 

Pero seamos conscientes de un hecho,

 

 

El desconocimiento sobre las Altas Capacidades, la superdotación, los talentos y la inteligencia en general no beneficia a nuestra sociedad porque si somos hoy en día lo que somos, si hemos avanzado tanto, es gracias a los libre pensadores, a aquellos que fueron contra corriente en su época y se atrevieron a soñar.

 

 

A aquellos que desarrollaron sus dones y sus destrezas en beneficio de la humanidad.

 

 

 

 

Así que no temamos a lo desconocido, a lo diferente.

 

No nos dejemos ganar por nuestras inseguridades ni por nuestras dudas.

 

Y avancemos hacia el futuro, avancemos hacia un mañana mejor.

 

 

 

¡Abramos nuestra mente a lo desconocido¡

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This